money is the anthem of success
dinero. sexo. placer. diversión. todo lo que un adolescente hormonado piensa al salir del colegio. ¿sabes lo qué te prepara cuando entras a una universidad? muchos de los adolescentes aún están con la idea de que será todo como antes, quizás lo es, un poco. más trabajo, más estudio, party hard. sólo que en una universidad como nightove, todo puede pasar. allí donde quiera que vas, una sombra oscura parece perseguirte. cuidado, estudiantes, que ellos están ahí, a punto de destruirlos a todos.
¿te atreves a entrar?
Conectarse

Recuperar mi contraseña












Últimos temas
» Undertale Rol — Hopes and Dreams { Elite }
Miér Jun 22, 2016 2:52 pm por Invitado

» ↔ Registro de Avatar
Lun Feb 17, 2014 4:54 pm por Bobbie Claire

» Centro de Rehabilitación (recién abierto)
Dom Mayo 12, 2013 4:38 pm por Invitado

» Élite: Once Upon A Time {Cambio de botón}
Dom Ene 13, 2013 11:32 am por Invitado

» Reckless University {Elite}
Mar Ene 08, 2013 1:33 pm por Invitado

» Saint Tropez Camp
Vie Ene 04, 2013 9:16 am por Invitado

» ⋆Tierra llamando a Bryn
Vie Dic 28, 2012 8:27 pm por Liam A. Vonffester

» Supernatural RPG +18 [normal]
Sáb Dic 22, 2012 6:53 pm por Invitado

» Giratiempos RPG - Cambio de botón.
Lun Dic 17, 2012 10:07 am por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 30 el Sáb Jun 02, 2012 9:40 am.































Quimera Asylum The Mockinjay Case Western University Lectores Escribiendo . The Hole Photobucket Dreams Academy In time of Dragons Image and video hosting by TinyPic EL SECRETO DE LA ROSA Another Praga BelovedHogwarts http://24.media.tumblr.com/tumblr_mbutyvMPnl1rrtdjmo3_100.jpg


→ I'll see you in another life where we never say goodbye • Gallow.

Ir abajo

→ I'll see you in another life where we never say goodbye • Gallow.

Mensaje por Allina E. Gallow el Dom Ago 26, 2012 9:36 pm




Aún estaba débil. Lo sabía, cada respiración que salía de mis labios era dolorosa, como si tuviese una carga pesada sobre el tórax, impidiéndome el respirar adecuadamente. A pesar del veredicto de los médicos hacia unas semanas, no parecía mejorar. En realidad, estaba completamente segura que era todo lo contrario. Sólo que lo guardaba para mí celosamente, cansada de las constantes atenciones, de que Sean estuviese pegado a mis talones sólo para saber cómo estaba. Debía admitirlo, no podía más. Solté un suspiro que precedió a ese pensamiento. No me había dignado a salir de la cama, tenía demasiada pereza para hacerlo y por otro lado, el cuerpo lo sentía pesado, débil, como si el tan sólo pensar provocase dolor en mí. Nada más me dedicaba a enviarle mensajes a Jennette de vez en cuando, para reírme de algo. Sin embargo, aquella incomodidad en el pecho permanecía, molestándome cada vez que intentaba soltar una carcajada. Quizás por eso, había cesado de reírme hacia más de una hora.

Tiré nuevamente de la sábana que cubría mis piernas. Había estado llovido durante todo el día ─otro factor para quedarme en casa y no salir para ningún lado─, y el frío que calaba mis huesos hacía tiritar mis labios y mis dedos. Inclusive, teclear era una tortura. ─Oh, mierda, vamos. ─mascullé enojada, observando como el pajarito de Angry Birds caía al vacío del espacio sideral, haciéndome perder el nivel. Jodido juego. Fue entonces que luego del pitido anunciando alguien más, me digné a levantar la cabeza de la almohada y observar la puerta fijamente a medida que los pasos se acercaban. No esperé a ver quién era. ─Sean, hijo de puta, ¡déjame en paz, joder! ─grité con rabia, lanzando un cojín cuando el chillido de los goznes de la puerta resonó y ésta se abrió dejando observar la figura imponente del mayor de los Gallow.



she's lucky, fire-kissed
Break me down, you got a lovely face
avatar
Allina E. Gallow
• Miembro Nadmean •

 • Miembro Nadmean •

Mensajes : 53
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → I'll see you in another life where we never say goodbye • Gallow.

Mensaje por Sean F. Gallow el Dom Ago 26, 2012 10:07 pm

Ya era bastante lo que tenia encima, había pasado estresado los últimos meses de mi vida. Nada era como antes. Ciertamente odiaba los cambios y la maldita teoría del devenir de las cosas, el haber regresado a la universidad que algún día había pensado dejar atrás no devolvía nada a la normalidad de aquellos días. Ni siquiera había sido mi decisión, pero ahora que me sentía completamente solo, sentía una gran tristeza y una enorme necesidad de estar siempre ahí para Allie; desde que había descubierto su enfermedad todo había sido como un fuerte baldado de agua que me recordaba una vez más la realidad de mi vida. No podía perderle, no a ella que prácticamente significaba todo para mi. Eso era lo que pensaba cuando me vi caminando una vez más hacia la habitación de la pequeña. Una incesante angustia me envolvía cuando ella no contestaba mis mensajes ni mis llamadas. Sabia que estaba siendo un poco paranoico y otras cosas pero no podía evitarlo, unas crueles imágenes rondaban por mi cabeza en todo momento y que me martirizaban cada vez más. Llegué a los edificios de las residencias de los Nadmean, quería echarle un vistazo a Allie, solo para asegurarme que estaba bien y que no necesitaba de nada. Crucé trotando el campus bajo una fuerte y gélida lluvia que se había apoderado del cielo casi todo el día. El impermeable que llevaba como chaqueta hacia ruido cada vez que la fricción de mis brazos con mi torso se hacía más notorio a medida que aumentaba la velocidad. No paré hasta subir las escaleras y solo disminuí un poco mi andar cuando crucé los pasillos que me llevarían a la habitación. Me pare en seco un poco agitado y sin tocar siquiera moví la perilla de su cuarto adentrándome un poco para esquivar un cojín que Allie me había lanzado como recibimiento. ─ No estaría aquí si hubieras contestado mis llamadas ─ la reprendí con un tono de voz bajo ante su tosco comentario mal humorado mientras me acercaba y tocaba su frente, sopesando su temperatura. ─ ¿Por qué no dejas de comportarte como una chiquilla y dejas que me encargue de ti? ─ Le dije al tiempo que ajustaba el cojín, que me había lanzado, en su espalda. Respiré profundo, un tanto cansado y miré a Allie con un anhelo que realmente no entendí.
avatar
Sean F. Gallow
• Miembro Besten •

 • Miembro Besten •

Mensajes : 29
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 18/08/2012
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → I'll see you in another life where we never say goodbye • Gallow.

Mensaje por Allina E. Gallow el Dom Ago 26, 2012 10:25 pm


No quería verlo. No deseaba observar esa mueca en su rostro, esas palabras no dichas que parecían querer salir de sus labios a borbotones. Porque también querían salir de los míos, porque estaba segura que bajo esa fría capa de rabia, se escondían las emociones que retenían el saber qué pasaría en cualquier momento. Y prefería pensar en cualquier otra cosa diferente. Sólo quería dejar de pensar y descargar la rabia y la impotencia que pugnaba por corroerme. ─ ¡Pero si ya me tienes harta de los mensajes, Sean! ─grité con rabia, alejándome de la palma de su mano cuando tocó mi frente. Lo vi acomodar el cojín que le arrojé y solté un resoplido furioso. Me trataba como una chiquilla. ─Estoy bien, mierda. No tienes que andar de niñera cuidándome, ¿vale? ─quizás estaba siendo demasiado brusca, pero no podía evitarlo. Y Sean sabía. Era la impotencia. Que a pesar de haber aceptado lo que sucedería, no era capaz de asimilarlo por completo. Aún parecía ser una pesadilla, de esas que de las que te gustaría despertar y borrar todo los malos recuerdos. Sin embargo, era sólo un anhelo estúpido que jamás se podría cumplir. ─Y por Dios, ¿puedes quedarte quieto y largarte de mi habitación? Necesito espacio, necesito estar sola y que estés todo el bendito día pegado a mis talones como un chile, me cabrea. ─gruñí. Incorporándome por completo y dándole la espalda aún con el teléfono afianzado a mis manos.

Desde que los médicos habían dado sus observaciones, Sean se había convertido en mi sombra. Día a día, pegado a mis talones, cuidándome, molestándose por tenerme lo más cómoda posible. Quizás, en otra situación, me habría divertido, sólo que ahora me parecía incómodo, desquiciante. Y no lo soportaba. A veces, o más bien la mayoría del tiempo, deseaba estampar un puño en su cara y aunque ahora era lo que más deseaba, estaba completamente segura que me dolería más a mí. Observé mi mano y encogí los dedos, observando que la palidez acostumbrada de los nudillos ya no se diferenciaba con mi piel. ¿Cuán mal estaba ya? La respuesta era casi obvia, porque el dolor que sentí al intentar inhalar, paralizó el movimiento de mis manos. ─Vete, Sean. ─Murmuré en voz baja, sin voltear a verlo y dejar que mi mirada se reposara sobre las ventanas empañadas.



she's lucky, fire-kissed
Break me down, you got a lovely face
avatar
Allina E. Gallow
• Miembro Nadmean •

 • Miembro Nadmean •

Mensajes : 53
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → I'll see you in another life where we never say goodbye • Gallow.

Mensaje por Sean F. Gallow el Dom Ago 26, 2012 10:52 pm

Un brusco empujón sentí cuando ella se alejó de mí al levantarse de la cama. Era realmente terca, ¿por qué simplemente no dejaba que la ayudara? ¿Acaso no sabía que era tan doloroso para mí también? Después de la muerte de mi padre, algo se había roto en mi interior, me había hecho más vulnerable y odiaba esa sencación, ni siquiera el tiempo que pasó había podido disminuir algo de lo que sentía, ese hueco profundo en alguna parte de mi ser. Me restregué los ojos con frustración antes de darme la vuelta y mirar el reloj en su mesita de noche, me percaté del vaso con agua y del sobre de pastillas intactas que reposaban junto a este.
Suspiré.
Ignoré su comentario de marcharme y le halé la manga de la camisa para que se volteara a verme ─Estoy seguro que no has tomado tus pastillas. Por favor, Allie, solo quiero que te cuides. Solo quiero cuidarte, ¿es eso pedir mucho? ─Le pregunté con aquel tono implorador que tantas veces odié, pero no con ella, haría cualquier cosa por ella, no me importaba nada más que ella. La observé ahora que la tenía de frente luchando por no darme la cara, porque me diera cuenta de su estado real. Se veía mal, un tanto sin vida y pálida,y aquel brillo pícaro que siempre veía en sus ojos ya no estaban, era una pequeña luz opacada por la situación. Sentí una enormes ganas de estrecharla entre mis brazos, se veía tan necesitada de eso, y simplemente quería darle un poco de calor y brindarle con ese gesto el gran aprecio que le tenía. ─ Allie... ─Murmuré al tiempo que me acercaba a ella con el propósito de hacerlo. Estiré la mano para poder alcanzarla, tomé su muñeca y me asustó el tacto gélido que sentí alrededor de mis dedos.
avatar
Sean F. Gallow
• Miembro Besten •

 • Miembro Besten •

Mensajes : 29
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 18/08/2012
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → I'll see you in another life where we never say goodbye • Gallow.

Mensaje por Allina E. Gallow el Dom Ago 26, 2012 11:17 pm


Tenía razón. No había tocado los medicamentos en varios días, ¿o quizás semanas? Ya no lo recordaba muy bien. Era el sabor amargo de aquellas pequeñas pastillas al tocar mi lengua, me asqueaba. Sólo verlas, hacía que mi estómago se revolviese con dolor. No quería nada más que acostarme un buen rato y dormir, pero el dolor lo impedía y el frío que provocaba que tiritaran mis labios, hizo que se me quebrara la voz cuando intenté hacerlo. ─ ¡Sí, Sean, es mucho pedir! ─volví a alzar la voz, sin voltearme, mirando con furiosa expresión las gotas de lluviar contra el trasparente vidrio. ¿Cuánto más?, la pregunta se repetía una y otra vez en mi cabeza. Parecía contar los minutos y de un momento a otro, la alegría que había intentado adherir a mi rostro se esfumaba como los aleteos de una mariposa. Me estaba mintiendo a mí misma y le mentía a todos aquellos que aún seguían a mí alrededor. El último vestigio que quedaba de la vieja Allie, era el nombre.

¡Déjame, Sean! No te lo volveré a repetir, ¡vete de aquí! ─grité, el movimiento de mi tórax provocó un espasmo y el dolor volvió a intensificarse que me dejó ida unos segundos, en los cuales sus dedos aferraron mi muñeca y el contraste entre su temperatura y la mía, me sobresaltó. ¿Estaba yo tan fría? ¿O él estaba tan caliente? No lo pensé. No quise pensarlo. ─De verdad, Sean Gallow, ¿puedes dejarme sólo un jodido minuto sola? Estoy bien, mierda, ¿no me ves? Sigo viva. No me estoy muriendo. Mentira. Era una gran mentira. Cada día que pasaba, era un día de vida que perdía. Lo sabía, él lo sabía. Giré bruscamente hacia él, soltándome luego de su agarre y levantándome con rabia de la cama. La sábana que cubría mis piernas cayó al suelo y mis piernas, temblorosas, me llevaron hacia la puerta. Hice una mueca al sentir mis pies descalzos contra el suelo igualmente frío. Y un nuevo acceso de tos provocó que me doblara justo en el mismo instante en que posaba mi mano sobre el pomo. ─Lár... gate. ─dije entrecortadamente y cubrí mi boca con la mano, tosiendo con demasiada fuerza. El espasmo volvió y tuve que soltar la puerta para cubrirme con la otra mano. Sólo entonces, sentí la humedad y mis ojos se abrieron de par de par, levántadose para encontrar la mirada de Sean. No tuve que ver mis manos para saber que aquello que se escurría entre mis dedos era sangre.




she's lucky, fire-kissed
Break me down, you got a lovely face
avatar
Allina E. Gallow
• Miembro Nadmean •

 • Miembro Nadmean •

Mensajes : 53
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → I'll see you in another life where we never say goodbye • Gallow.

Mensaje por Sean F. Gallow el Mar Ago 28, 2012 8:37 pm

Solté un largo suspiro cuando ella se zafó de mi agarre, sentía que se me explotaba la cabeza, estaba exhausto de todas las cosas que pasaban en mi maldita vida. Esas cosas dolorosas que no se pueden evitar ni aunque reces todo lo que reces. Era una maldita agonía, todo se estaba desmoronando, tanto que no sabía si sería capaz de soportarlo. Estaba en ese punto de la vida en que simplemente quieres tirar todo por el abismo, el mismo que sentía en ese instante. Allie parecía no entenderlo, parecía no ver cuanto dolor sentía yo también, por ella, por mí, porque todo era una perfecta pesadilla, porque ya no soportaba nada de lo que estaba pasando, porque una mala noticia, un mal suceso sería la excusa perfecta para hacerme pedazos. ─¿Qué mierda? Deja de comportarte como una chiquilla caprichosa ─Le grité cuando todo de mí salió. Sabía que no debía hacerlo, que debía entender cómo se sentía, pero esa impotencia enorme que me carcomía hizo mero en mi y explotó en mi interior y se mostró en la forma como la regañaba en ese momento ─ Tu y yo sabemos que no estás bien, que estás en tus peores días y a ti simplemente no te importa ─ La seguí con furia en el momento en que me dio la espalda dirigiéndose a la puerta ─ ¿acaso no importa lo que yo estoy sintiendo ahora? Ya perdí a papá, Allina, no quiero perderte a ti, no quiero, simplemente no lo soportaría... ─ Apreté mis dientes al escuchar su petición en el momento en que abría la puerta, llegué hasta ella para ver como se retorcía con aquella salvaje y repentina tos. Y en el momento en que mis ojos se encontraron con los de ella, supe que todo estaba peor de lo que creia. Aquella mancha roja en sus manos fue el clic que faltó para que todo se volviera negro. No sé por cuanto tiempo la miré fijamente y ella a mi, tal ves fueron minutos, segundo o un instante, el mismo que bastó para que me aferrara a sus muñecas implorándole sin decir una sola palabra algo que sabía que ella no podía. Mi voz no reaccionó, sentía mi corazón latir con tanta pesadez al observar sus ojos, esos que habían perdido aquella luz que los caracterizaba. Y dejé de respirar... porque en aquel par de luceros azules, donde la llama se extinguía suavemente, se hallaba la pregunta al interrogante que mis labios no eran capaz de pronuciar. ¿La perdería? ¿Ahora? ¿Tan rápido? Y mientras mis dientes comenzaban a castañear sin control, mi alma no dejaba de gritar aquella injusticia. ¿Por qué Dios era tan cruel de quitarme a la única persona que me quedaba en el mundo? Fue un momento en el que sentí mi vista nublarse y ver su pálido y conmocionado rostro borroso, fue solo un momento en el que sentí que ardían mis ojos con aquellas lágrimas que luchaban por salir y fue en el mismo momento en que algo pugnó en mi pecho haciéndome ver las cosas de una manera mucho más real. Ya no importaba lo que sentía, su rebeldía o esa tonta discusión que llevábamos ─Te llevaré al hospital, ahora ─ Fue más bien una orden que salió sin control de mí, algo tan carente de sensación que me sorprendió mi repentino cambio de humor, y creo que fue el hecho de que solo me bastaron unos cuántos segundos para comprender que podía perderla en cualquier momento como ahora, fue aquel miedo, el que había tratado de ocultar desde hacía tiempo el que hizo reaccionar a mis pies y despegarse del suelo dirigiéndose a la salida, llevándose conmigo a esa chica que ahora temblaba sin control bajos mis manos.
avatar
Sean F. Gallow
• Miembro Besten •

 • Miembro Besten •

Mensajes : 29
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 18/08/2012
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → I'll see you in another life where we never say goodbye • Gallow.

Mensaje por Allina E. Gallow el Jue Ago 30, 2012 9:53 pm

Ya estaba acostumbrada a ese tipo de cosas, no era la primera vez que aquel líquido rojo se abría paso de entre mis labios desde una procedencia realmente desconocida hasta llegar a mis huesudas y blanquecinas manos que ya incluso parecían carecer de él. Pero las mentiras, los teatros y demás inventos que hacía obligándome a tragarme mis propios engaños me habían vuelto lo suficientemente ingenua para creer que todavía podría soportar más tiempo. Mis ojos, aquellos ojos acostumbrados a ver todo con claridad se nublaban cual lente empañado, impidiéndome visualizar del todo a mi hermano y la expresión decadente en su rostro. Todo esto le estaba causando tanto daño como a mi, ni siquiera podía decir que al ser yo quien padecía la enfermedad era realmente quien sufriría más al final. Pude distinguir en sus ojos castaños cómo las lágrimas luchaban por salir y descargar todo eso que le invadía por dentro y fui incapaz de negarme cuando mis pies se elevaron y todo cambió de perspectiva. Realmente no estaba del todo consciente, dudaba hasta de si desde cierto punto lo que sucedía era real. El malestar perduraba de una manera incontrolable y sentía como mi garganta se desgarraba cada vez que tosía sin cesar.

─ Bájame, Sean. ─ Alcancé a pronunciar cuando me encontré en los brazos del castaño recorriendo el pasillo directo al a los escalones del edificio. Mi orgullo todavía no podía estar bien con esta situación, si había alguien que me acompañó toda la vida era él y jamás me hubiese permitido que Sean se viese lastimado por mi culpa, nunca deseé, ni en las riñas más fuertes que habíamos tenido, ser la causante de semejante sufrimiento. Me sentía culpable porque no podía combatir aquella situación deplorable que me rodeaba y aquello me había llevado a mentirle incluso a mis seres más cercanos. Mi visión recobraba poco a poco la claridad pero no duró mucho tiempo. A pocos centímetros de mi se encontraba el rostro abatido de la persona que más quería en este mundo, de mi compañero más fiel y mi mejor amigo. Sentí como las lágrimas comenzaban a caer por mis pálidas mejillas y como la debilidad se apoderaba de mi cuerpo. Entrecerré los ojos al divisar no muy lejos una luz y distinguí la silueta inconfundible de esa rubia que seguramente me armaría un escándalo por verme así, de esa forma tan acabada, pero sólo fui capaz de sonreír ladinamente. ─ Jenn…─ Dije en un hilo de voz casi inaudible al tiempo que todo se tornaba negro.



she's lucky, fire-kissed
Break me down, you got a lovely face
avatar
Allina E. Gallow
• Miembro Nadmean •

 • Miembro Nadmean •

Mensajes : 53
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → I'll see you in another life where we never say goodbye • Gallow.

Mensaje por Jennette K. Mackenzie el Dom Sep 02, 2012 12:22 am

Mal día. Pésimo día. ─ Fantástico. ─ Mascullé irónicamente al tiempo que abría la puerta de la biblioteca de un tremendo empujón que no fue una patada más que nada porque sabía que ellos no tenían la culpa de que yo no consiguiera lo que buscaba. Estaba realmente agobiada, mi día entero se había ido en lecturas que realmente no me habían proporcionado absolutamente nada y estaba de más decir que ya había caído cuenta de que mi tiempo se estaba terminando, que no podía darme el lujo de desperdiciar mis días, siquiera horas, minutos. Me desquiciaba no poder hacer nada, la impotencia me azotaba contra la realidad logrando que me diera cuenta de tantas cosas. Todavía me era imposible comprender la situación, aún no estaba de acuerdo con ello y para colmo no importaba porque de todas formas yo era incapaz de ayudar. El taconeo de mis botines me sacó de mi catastrófica estancia en mis propios pensamientos para notar en frente de mi al imponente edificio Nadmean, chocando otra vez con la realidad. Cada vez que llegaba a la habitación me encontraba a Allie en fatales condiciones de salud y me veía frente a frente con uno de los mayores retos en mi vida. Odiaba, aborrecía aparentar que estaba bien y que no me daba cuenta de lo que le sucedía. Estaba segura de que ella lo notaba porque siquiera me daba el permiso de esmerarme en ello, pero ¿cómo podía hacerlo? Ya no importaban las mentiras, lo que en realidad interesaba era poder hacer algo por mi mejor amiga, mi hermana. Pero no podía, porque no era suficiente. Nada de lo que yo hiciera era suficiente.

El sonido de mis tacones al andar aumentó casi como un trote, tenía tantos sentimientos juntos en esos momentos que querían salir, no estaba segura el por qué pero lo único que deseaba era atravesar esas enormes puertas y ver a Allina, pero cuando aquello sucedió casi pude ver en slow la escena en mi mente. Sean se acercaba a las puertas de la fraternidad con… No podía ser posible. Mis ojos se abrieron como platos y por inercia lleve ambas manos hasta mi boca, ahogando un grito de horror cuando la castaña aún dentro de su agonía sonrió de medio lado y pronunció mi nombre antes de perder la consciencia. Me estremecí, mi cuerpo entero dejo de moverse y sentí como mi corazón se estrujaba. No me di cuenta de cuándo las lágrimas comenzaron a recorrer mis mejillas y tampoco pude darme cuenta de cuando mis piernas me llevaron hasta ella. Sean se había detenido en seco al ver desfallecer a su hermana y yo, ahí, frente a una de las pocas personas realmente importantes en mi vida, no sabía qué hacer. Sólo podía ver a Sean moviendo sus labios pero no escuchaba lo que decía, mis ojos ya no me permitían distinguir bien las cosas, pero el rostro de la ojiazúl era lo único que realmente captaba mi atención. ─ Allie… All… All, respóndeme por favor. ─ Imploré con la voz quebrada cuando mi mano se deslizó por su rostro para notar que no estaba respirando. Las lágrimas no paraban de salir, no estaba segura de lo que veía o no, pero tomé su mano izquierda y me tragué las enormes ganas que tenía de gritar y maldecir al universo, no tenía pulso. Se había ido… Mi mejor amiga, mi hermana del alma, Allina estaba muerta.
avatar
Jennette K. Mackenzie
• Miembro Nadmean •

 • Miembro Nadmean •

Mensajes : 119
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 21/03/2012
Edad : 25
Localización : P. Sherman 42 Wallaby Way, Sydney.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → I'll see you in another life where we never say goodbye • Gallow.

Mensaje por Sean F. Gallow el Dom Sep 02, 2012 8:25 pm

Ya no la escuchaba, ni su petición de dejarla tranquila, ni sus débiles movimientos tratando de zafarse de mis brazos, aquellos que la aferraban tan fuertemente que temia marcar su palida piel. Solo tenía un objetivo y era sacarla lo más pronto posible de ahí, llevarla al hospital y quedarme ahí hasta oir que estaba bien, que no había peligro de perderla y que todo sería tan normal como lo era antes. Lo sabía, me estaba segando, me estaba aferrando a la idea de que se recuperaría de aquella enfermedad; quería creer que era como aquellos tontos resfriados que le daban de niña por bañarse sin permiso bajo la gélida lluvia. Pero esto era diferente, estaba sufriendo mientras trataba de mantener su cabeza recta y hubiera dado cualquier cosa porque fuera yo el que estuviera en su condición. Estaba empezando a respirar trabajosamente, sentía temblar mi labio inferior y nada de esto era producto de llevarla cargada porque, su peso, no fue ningún inconveniente mientras bajaba los escalones del edificio de la fraternidad, era la misma sensación que sentias cuando cargabas a un niño dormido y realmente me dolió sentirla tan ligera, tan fragil como si su cuerpo fuera a quebrarse cual cristal si ejercia demasiado presión alrededor de el. Sentí un nudo en la garganta mientras veía aquellos ojos tristes que perdían su color y aquel brillo característico que siempre tenían y que veia irse sin poder hacer nada con cada minuto que pasaba. Aparté bruscamente mi mirada de ella cuando vi aquellos luceros luchando por titilar aún más fuerte de lo que normalmente eran, quebrarse en miles de lágrimas; realmente no lo soportaba y puse más atención a mis pasos sobre el último escalón. La delgada voz de Allie pronunciando el nombre de Jenn hizo que despegara mi mirada de la nada que veía. Solo fue un momento, un segundo en el que todo cambió, en el que mi pecho se contrajo y aquel nudo, formado ya en mi garganta, se hizo más notorio. La cabeza de Allie cayó sin esfuerzo y quedó colgando por fuera de mis brazos, como si ya no importara nada, como si quisiera verme sufrir y clavé mi mirada en su rostro sin poder hacer nada. Era un alma petrificada en esos momentos, sin reacción, sin control de mi cuerpo, de mis acciones, nisiquiera fui consciente de lo que hacía Jenn cuando se acercó, solo ví sin ver realmente sus mejillas mojarse por las lágrimas que salían a borbotones y fueron ellas la que me sacaron de aquel trance, del que nunca hubiera querido salir. ─ ¿Allie? ─ Pregunté con una voz casi inaudible esperando que se levantara, me mirara y con una sonrisa descarada me dijera que solo estaba bromeando, pero no lo hacía.

No sé en qué momento lo hice solo sabía que estaba en ese preciso momento en el suelo, sacudiendo a Allie con todas mis fuerzas, respirando trabajosamente mientras tomaba su rostro entre mis manos y lo veía con furia al tiempo que las lágrimas mojaban su camiseta manchada con sangre ─ ¡Mierda, Allie, levántate! ─ Le grité sin obtener resultados, los únicos movimientos que su cuerpo hacían eran aquellos propinados por mi propio miedo y la desesperación que estaba sintiendo ─ Joder, Allie, deja de hacer estupideces, no bromees de esta forma, tienes que estar viva, debes estar viva, por favor... ─ No estuve consciente de nada, no lo aceptaba, no podía estar muerta, solo estaba bromeando, era una de esas crueles bromas que tanto disfrutaba hacer. Sí, era eso, ella lo hacía muy seguido, pronto se despertaría y estaría riéndose descaradamente de mi reacción. Jenn la insultaría y todo estaría bien, lo estaría ¿verdad, Jenn? ¿Allie?. Levanté mi rostro en busca de alguna respuesta, como si hubiera formulado la pregunta, y encontrarme con aquellos ojos azules y brillantes de Jenn fueron el detonante perfecto para quebrarme en mil pedazos y dar paso a que las lágrimas salieran salvajemente y sin permiso de mis desorbitados ojos
avatar
Sean F. Gallow
• Miembro Besten •

 • Miembro Besten •

Mensajes : 29
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 18/08/2012
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → I'll see you in another life where we never say goodbye • Gallow.

Mensaje por Jennette K. Mackenzie el Lun Sep 10, 2012 1:29 pm

Hice un intento por no perder la razón. No podía ser real, simplemente no podía estar muerta. Miré el rostro pálido y sin vida de Allie, después la expresión desesperada de Sean al intentar reanimarla. Me negué a creer lo que veían mis ojos, estaba segura de que en algún momento ella volvería a respirar y su corazón latiría una vez más. Había algo en mi interior que gritaba con todas mis fuerzas lo ciega que era, ¿acaso no llevaba ya varios minutos si reaccionar? Sería casi un milagro que volviera a vivir. ¡No! Ella tenía que volver. No soportaría perderla y tampoco Sean lo haría. Quise acercarme, abrazarla, deseaba que su piel fuera cálida y rosada como de costumbre, deseaba ver sus ojos destellantes llenos de vida y aquella vitalidad vibrante de la que ahora carecía. ¿Cómo podía estar pasando esto? ¿Cómo de un momento a otro su existencia parecía reducirse a nada? No, no iba a aceptarlo, no ella, no Allina. Las palabras del castaño simplemente no eran de ayuda, claro que no se trataba de una broma, pero a decir verdad, él no era el único que quería creer eso. Mi cuerpo no me respondía, no sabía cuándo me movía no sentía absolutamente nada más que dolor, angustia, impotencia…

Ver el rostro del Gallow inundarse en lágrimas fue definitivamente el golpe final para terminar tumbándome sobre el cuerpo que yacía sin vida frente a nosotros y abrazarlo con tanta fuerza como si de aquello dependiera su bienestar. Me aferré a la cintura de la ojiazúl y fue siseo, un ruido casi inaudible, pero mi oído pudo captarlo. Mil ideas cruzaron mi cabeza, una tras otra, confrontándose entre ellas hasta que chocaban y desaparecían abriendo paso a cosas cada vez más absurdas. ¿Podría ser posible? Tomé todo el oxigeno posible e intenté tranquilizarme. Me concentré en ese pequeño sonido y pude sentir como si algo me atravesara el alma. ─ Sean…─ A penas pude pronunciar cuando fui capaz de alzar mi vista y separarla de ella unos pocos instantes. ─ Llama a una ambulancia. ─ Murmuré casi en una orden. Podía estar equivocada, yo no sabía de eso, yo no era médico ni nada por el estilo, pero tampoco era idiota y podía jurar que su corazón estaba latiendo. Abracé nuevamente a la Nadmean, apoyándome en el abrazo para que no permaneciera más tiempo en el suelo. Su cuerpo estaba helado, sus brazos congelaban al tacto, pero de pronto algo me había llenado de paz, de un momento a otro me había tranquilizado. Ella aún no se había ido.
avatar
Jennette K. Mackenzie
• Miembro Nadmean •

 • Miembro Nadmean •

Mensajes : 119
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 21/03/2012
Edad : 25
Localización : P. Sherman 42 Wallaby Way, Sydney.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: → I'll see you in another life where we never say goodbye • Gallow.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.